coaching herramienta puente

¿Qué te une con ese compañero de oficina que siempre va gritando por los pasillos, cuando tú eres una persona que prefieres la tranquilidad y el silencio? ¿Qué vas a tener tú en común con aquel cuñado que se sienta a las comidas familiares y empieza a comer todo tipo de hidratos, cuando tú eres runner y evitas cualquier consumo de azúcares? ¿Qué puente vas a poder crear con ese vecino que tiene unas creencias tan distintas a las tuyas? Muchas veces ignoramos los muchos puentes que podemos tener con cada persona: intereses, valores, motivaciones, recuerdos, ilusiones…

Los seres humanos, por pura supervivencia y necesidad de avanzar, tendemos a hacer generalizaciones o poner etiquetas a las cosas, a los sitios, a las personas… Pero muchas veces hace falta pararse a cuestionarlas, porque entonces lejos de ayudarnos a avanzar, nos impide progresar, aprender más y enriquecernos. Cuando etiquetamos a la otra persona a partir de una idea puntual que tenemos de ella – una afición que tiene, un estilo de vestir, un tema del que habla a menudo, un sector en el que trabaja… – nos perdemos la posibilidad de crear puentes con la otra persona, una gran variedad de temas, motivaciones, valores o intereses con los que podemos conectar, y así mejorar la relación o la conversación puntual.

Crear puentes significa buscar puntos en común, para mejorar las relaciones personales o hacer más potentes las conversaciones

Por ejemplo, en una conversación puntual con nuestro hijo que tiene deberes de matemáticas y no hay manera de que le interesen ni los entienda, podemos buscar una metáfora en algún tema que sepamos que le interesa, como podría ser el fútbol, los animales o lo que sea. Es igual con los adultos, porque al final se trata de conectar con el mundo del otro, y desde ahí podremos darle un poco de nuestro mundo, de nuestra forma de ver las cosas y nuestras motivaciones. Esto se aplica en una relación personal y también en una profesional, y además afecta a conversaciones puntuales como el caso del hijo o incluso una presentación en el trabajo o una negociación con un cliente.

Si el interés es auténtico y la búsqueda de puentes es constructiva y honesta, creo que esta herramienta puede ser muy positiva para las relaciones personales, y para mejorar dentro de las empresas o familias la coordinación y la motivación.

Share →

2 Responses to Con todas las personas tenemos algo en común

  1. Jose Salgado dice:

    Estoy de acuerdo en el concepto de no cerrarse, pero no comparto la idea de que con todas las personas puedes tender puentes. Hay personas con las que no hay manera de entenderse y es algo que ocurre y no tenemos que castigarnos por “no saber construir puentes”. Creo que es más práctico aceptar que cada uno es hijo de su padre y de su madre, respetar personalidades y creencias distintas -siempre y cuando no invadan las nuestras- y vive y deja vivir.

    • Comparto lo que dices, Jose, ha sido un error en mi expresión. Me refería a que con todas las personas tenemos algo en común, que posibilita la creación de un puente, pero por supuesto es necesaria la voluntad y elección de las dos partes para que ese puente se cree de hecho. En el podcast anexo lo explico un poco, pero agradezco tu comentario para matizarlo. Voy a corregir el título, porque esos matices son importantes, y comparto contigo que nadie puede cargar con la responsabilidad total de la creación de ese puente, porque la responsabilidad es compartida y bilateral. Un abrazo! Beatriz.

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

 

Please log in to vote

You need to log in to vote. If you already had an account, you may log in here

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

A %d blogueros les gusta esto: