animometro

Igual que existe el termómetro, que mide la temperatura de un lugar, hoy quiero presentaros una herramienta nueva para integrar en el día a día: el animómetro. Vendría a ser el aparato que mide y regula la “temperatura emocional”.

¿Cómo emplear el animómetro para auto-regularnos?

Te propongo lo siguiente:

  • Primero necesitas crear tu Animómetro: dibuja un termómetro en una hoja o en una tablet, y píntalo de color para medir tu estado emocional presente.
  • Establece tu “punto de equilibrio”: igual que podemos establecer 21 grados centígrados como temperatura de una sala, podemos establecer un “punto de equilibrio” como podría ser “sentirme tranquilo y activo, ni demasiado nervioso ni dormido, ni demasiado triste ni demasiado eufórico“. Marca ese punto en tu animómetro, como meta de equilibrio para tratar de buscarla en el día a día.
  • Comienza a utilizar tu Animómetro: date cuenta de cómo estás en cada momento, y si sientes que necesitas relajarte, añade dosis de relax, o si necesitas más energía, sube la energía. Para ello utiliza recursos como la música, un café o una tila -según lo que necesites-, el deporte, la naturaleza, un podcast, una conversación, una persona, ejercicios de respiración… Pero recuerda que más allá de los recursos externos, lo primero es que asumas la responsabilidad de tu estado de ánimo, y sólo si crees que depende de ti y que también tus recursos internos y tu voluntad influyen en los resultados, podrás hacer algo al respecto. También recuerda que no se pasa de cinco grados bajo cero a diez grados sin pasar por el cero: las emociones cambian de forma progresiva, y por eso es importante que te centres en pintar y despintar raya a raya, celebrando pequeños éxitos, en la búsqueda del equilibrio y el balance emocional que necesites.

¿Qué puede aportarte tener un animómetro activado?

Regular las emociones para mantener un cierto equilibrio en el día a día ayuda a enfrentarse a los problemas cotidianos con más claridad y fuerza mental. Por otro lado, es la manera de evitar caer en extremos como una crisis de ansiedad inesperada debida a mucho estrés acumulado mal gestionado, o reaccionar de forma desproporcionada a un acontecimiento, gritando a alguien que no corresponde o en una situación inadecuada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡ESCUCHA EL PODCAST!

Al inicio de este artículo encontrarás el audio del Podcast de la Caja de Herramientas de Filocoaching, una sección que se emite a diario en Capital Radio, dirigida por Luis Blanco y con la coach Beatriz Ariza, autora de este blog, como invitada (también puedes escuchar el Podcast y suscribirte en esta web, en iTunes y en iVoox)

¿TE HA PARECIDO ÚTIL E INTERESANTE ESTA HERRAMIENTA DE COACHING? DIFÚNDELA EN LAS REDES SOCIALES! MUCHAS GRACIAS

Tagged with →  
Share →

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

 

Please log in to vote

You need to log in to vote. If you already had an account, you may log in here

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

A %d blogueros les gusta esto: