EL-XITO-Y-LA-FELICIDADEs cierto que el paro es un problema social y económico, pero también es un problema que afecta a la felicidad, y a veces es casi tan importante resolver el daño emocional como los demás daños que supone. Esto lo he comprobado en mis sesiones de coaching, hasta qué punto las personas realmente necesitan enfocar de forma diferente su vida para poder superar una situación tan dura como el paro.

El sistema capitalista en que estamos inmersos ha relacionado tres aspectos que intrínsecamente no tendrían por qué ir conectados: identidad, profesión y dinero. Pero no quiero entrar aquí en un análisis social o político, sino destacar la importancia de las conexiones que hacemos en nuestra mente, y las consecuencias que tienen en cómo percibimos nuestra vida y cómo nos sentimos. Porque nuestra mente, nuestros pensamientos y emociones, acaban afectando directamente a los resultados que obtenemos.

1. No eres (solamente) lo que haces, eres mucho más, y lo que haces sólo es una manifestación de algo que va mucho más allá de los resultados visibles

Por ejemplo, el término que se utiliza para expresar la profesión es “soy (actriz, médico, contable, pintor, abogado…)”, por tanto, de forma más o menos consciente, asumimos que nuestra profesión tiene relación con nuestro ser, nuestra esencia como personas.¿Qué ocurre con una persona sin trabajo en este caso? Que puede llegar a ocurrir que sienta que no sabe quién es, o que ancle en su ser la etiqueta de “parado”, dificultando de forma subconsciente salir de dicho estado, por haberlo convertido en algo más que un estado, algo que forma parte del ser permanente de la persona.

2. Tu trabajo es todo lo que aporta valor, no sólo lo que es remunerado.

Cuando asociamos dinero y profesión, pasamos a tener menos en cuenta las labores que realizamos en el día a día, y teniendo más en cuenta aquellas que son remuneradas, como si el resto de tareas que realizamos en el día a día, por el hecho de no suponer un ingreso económico directo, fuesen menos valiosas. ¿Acaso no trabaja el hijo que ayuda a su madre a vestirse, la madre que prepara a sus hijos la comida, el hermano mayor que enseña a montar en bici a su hermana, el vecino que nos arregla la impresora, el hombre que pinta un cuadro “como hobbie” al volver de la oficina, la mujer que escucha a su amiga en un momento duro…? Todos estos ejemplos que he mencionado, irónicamente tienen su correlativo empleo remunerado, pero parece curioso que cuando los hacemos simplemente por amor, por generosidad, por afición, o sin condición alguna, dejamos de creer que es trabajo, cuando en la medida en que hayamos aportado un valor, estamos trabajando, estamos haciendo un bien a nuestra sociedad, y aunque no necesariamente tenga un ingreso directo visible por nosotros, probablemente con el paso del tiempo tenga un impacto importante, incluso cuantificable en dinero.

Las asociaciones mentales pueden cambiarse, y esto es precisamente en lo que consiste la Programación Neurolingüística. Porque si, por ejemplo, una persona se queda en el paro, o se jubila o decide quedarse en casa a cuidar a su madre enferma o a sus hijos, y no es consciente de dicha asociación, puede pasar a sentir que su vida es un sinsentido. La pregunta importante para hacer a una persona que se siente mal estando en el paro es: ¿qué te hace sentir mal? Ser capaces de desglosar nuestras emociones, disociando ideas que nos hacen confundir emociones, puede ser muy útil para salir de situaciones emocionalmente críticas.

El primer paso que tiene que dar siempre una persona que le ocurre algo duro y se siente mal es conseguir recuperar un estado emocional de bienestar o, al menos, de paz interior. Comúnmente cometemos el error de esperar a solucionar el problema para sentirnos bien, y eso dificulta que solucionemos el problema, porque no hay nadie menos capaz de solucionar algo que alguien sintiéndose mal. Por eso, tenemos que hacer al revés: empezar a sentirnos bien, y después cambiar la situación que queremos cambiar. Esto es especialmente claro con el paro, porque determinadas asociaciones de ideas llevan consigo muchas veces problemas de autoestima, desánimo e incluso falta se sentido de la vida, y ello no es precisamente un caldo de cultivo de rendimiento y éxito.

Por tanto:

  • en primer lugar, toma consciencia de tus asociaciones mentales
  • en segundo lugar, elige cómo quieres pensar a partir de ahora.

De forma natural, cuando hayas cambiado tu forma de pensar, cambiará tu percepción de tu vida, y podrás fijarte en los aspectos positivos; en lo que sí aportas, en todo lo que sí eres y en lo que sí vale realmente. Esto puede que te ayude a salir de esta difícil situación de paro, y si aún así no lo consigues, al menos serás más feliz a pesar de todos los problemas.

Tagged with →  
Share →

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

 

Please log in to vote

You need to log in to vote. If you already had an account, you may log in here

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

A %d blogueros les gusta esto: