retraso

Se habla de la gestión del tiempo, gestión del estrés y otras muchas habilidades relacionadas con el desarrollo personal y profesional, pero a menudo se olvida hablar de la gestión del placer, algo importante también, que es aprender a disfrutar, administrando los placeres diarios en vez de estar a la espera y al acecho de que lleguen, como leones hambrientos. Retrasar las recompensas con uno mismo, entrenando la voluntad y la auto-disciplina es una forma de prepararse para situaciones no tan cotidianas en que hace falta tener claro el objetivo que uno tiene para no distraerse con pequeños enganches del mercado, los demás, la publicidad o las circunstancias cualesquiera que sean.

En relación a retrasar la recompensa se llevó a cabo un estudio en los años 70′, por un psicólogo de la Universidad de Stanford, que consistía en coger a varios niños de cuatro años y separarlos uno por uno en una habitación con una mesa y un caramelo sobre ella. Se les decía a cada uno que si esperaban un poco sin tomarlo -dejándoles solos un breve tiempo- tendrían dos en vez de uno. Aquellos que supieron esperar, se vio con los años, haciendo seguimiento, que habían prosperado más en general, como estudiantes y profesionales. Aquellos que no, eran más propensos a problemas de adicciones.

En el día a día tenemos momentos impulsivos de abrir la nevera y coger lo primero que caiga, o descolgar el teléfono y soltar lo primero que se nos ocurra, o comprar algo sin pensarlo dos veces. Cierta pasión es importante, pero una impulsividad absoluta lleva al descontrol y a no llevar las riendas de la propia vida. Puede traducirse en sobrepeso, fumar en exceso, u otros daños colaterales mayores.

Mi recomendación es practicar con uno mismo el retraso de la recompensa, es decir, en alguna medida hacer coaching con nosotros mismos, dejando un pequeño placer diario para más adelante, y disfrutando de la espera como una forma de prepararse, agradecer y sobre todo, liderarse a uno mismo, algo muy valioso para todas las situaciones de la vida.

¡ESCUCHA EL PODCAST! 

Al final de este artículo encontrarás el audio del Podcast de la Caja de Herramientas de Filocoaching, una sección que se emite a diario en Capital Radio, dirigida por Luis Blanco y con la coach Beatriz Ariza, autora de este blog, como invitada (también puedes escuchar el Podcast y suscribirte en esta web, en iTunes y en iVoox)

¡DEJA TU COMENTARIO! ¡TU EXPERIENCIA, FEEDBACK O REFLEXIÓN PUEDE SER MUY VALIOSA! GRACIAS

Share →

2 Responses to El Retraso de la Recompensa

  1. Hola, yo soy de las que pienso que no debemos recompensarnos compulsivamente pero sí pequeñas reconpensas que nos estimulen a seguir con nuestros propósitos. Un saludo.

    • Carmen, totalmente de acuerdo en que uno necesita compensarse! esto es sólo una herramienta para utilizar en algún momento como estrategia, para fortalecer y aumentar la auto-gestión, el auto-liderazgo, sobre nuestros propios placeres. Buen fin de semana y a compensarse del trabajo realizado con un buen descanso y mucho disfrute! 😉 Gracias por comentar!

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

 

Please log in to vote

You need to log in to vote. If you already had an account, you may log in here

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

A %d blogueros les gusta esto: