escalera de inferencia filo coaching

La comunicación tiene muchas barreras posibles, pero hay una de ellas que es especialmente delicada y hasta peligrosa: porque nos hace creer que hemos comunicado sin que realmente sea así. Es decir, que si una pareja tiene problemas de comunicación porque nunca hablan puede incluso ser menos grave que si su problema es que hablan mucho y no se entienden. En el segundo caso, el primer paso para resolverlo sería detectar el problema, porque muchas veces confundimos cantidad con calidad, y creemos que por el hecho de estar yuxtaponiendo monólogos, estamos dialogando.

Cuando nos comunicamos con los demás, a menudo se interponen entre nosotros los filtros que tiene cada uno, a partir de los cuales interpretamos lo que escuchamos, o ponemos una determinada carga de intencionalidad en lo que decimos. Una misma palabra puede tener connotaciones muy diferentes para cada persona, y una misma frase puede entenderse de diferentes maneras, según las asociaciones que hagamos a lo que escuchamos, en función de nuestras experiencias anteriores. Con el tema de las tecnologías, estas posibles confusiones aumentan, porque en el lenguaje escrito no hay entonación o lenguaje no-verbal para indicarnos esos matices, y por esa razón, una frase dicha en un mail o en un whatsapp, uno puede entenderla en clave de humor, de enfado, de seriedad, de confianza, de amistad, de amor… Por suerte, se inventaron los emoticonos, que ha sido la forma más parecida que hemos encontrado por el momento a la expresión de emociones a través de texto, y es cierto que facilita mucho la comunicación y la interpretación de la misma, al menos a mi modo de ver.

punto de vista (1)

¿Cómo se desmonta la barrera de las presunciones?

El tema de las presunciones es uno de los que más se trabajan en las sesiones de coaching, porque cuando nos paramos a analizar algo que nos ha sucedido o que nos han dicho, y conseguimos separar lo que realmente ha pasado de lo que hemos interpretado nosotros después, podemos obtener mucha información acerca de creencias que tenemos, es decir, acerca de ideas que tenemos interiorizadas sobre cómo son las cosas, las personas, la vida, nosotros mismos…

1. El primer paso es detectar la diferencia entre los hechos y nuestras interpretaciones. La escalera de inferencia es un modelo que creó el psicólogo norteamericano Chris Argryris para comprender este proceso, y al comprenderlo, se hace más fácil comenzar a aplicar esa distinción en casos concretos del día a día.

2. El segundo paso es identificar la creencia que ha motivado la interpretación. Por ejemplo, en el caso de la foto de arriba, sería preguntarse qué significa para nosotros llegar tarde, qué sentimientos y pensamientos vienen asociados a la impuntualidad. Esto permite que separemos lo que ha sucedido de lo que hemos sentido, y que comencemos a ejercitar mentalmente el hábito de mirarnos desde fuera cuando sintamos algo negativo, para aprender a superarlo desde lo que Aristóteles llamaba “auto-distanciamiento” (separarse de uno mismo, porque eso es como mirarse como si fuéramos otra persona, y permite que nos ayudemos a nosotros mismos como si de un amigo se tratase)

3. El tercer paso es sustituir la creencia por otra que nos ayude más. Puesto que las creencias no son hechos, sino que tienen más relación con elecciones que hacemos nosotros de cómo vivir los hechos, ante la duda o la falta de información que nos proporcionaría una certeza, más vale presumir la inocencia, como se dice en Derecho, o dicho de otro modo, más vale pensar lo que mejor nos haga sentir y sea más constructivo para nuestras relaciones.

4. Por último, una vez aprendemos de nuestras presunciones hechas hasta ahora, la clave para mejorar nuestra comunicación sería aprender a separar los hechos de nuestra interpretación, y desarrollar una mayor presencia en nuestras conversaciones, para comprender el significado que el otro ha querido dar a una palabra, en lugar de aferrarnos a nuestra forma de entenderlo, de modo que cada vez nos coordinemos mejor unos con otros, facilitemos la crítica constructiva cuando sea necesaria y podamos tener conversaciones cada vez más auténticas, respetuosas, honestas y efectivas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡ESCUCHA EL PODCAST!

Al inicio de este artículo encontrarás el audio del Podcast de la Caja de Herramientas de Filocoaching, una sección que se emite a diario en Capital Radio, dirigida por Luis Blanco y con la coach Beatriz Ariza, autora de este blog, como invitada (también puedes escuchar el Podcast y suscribirte en esta web, en iTunes y en iVoox)

¡COMENTA Y DIFUNDE EN LAS REDES SOCIALES SI CREES QUE ESTE ARTÍCULO HA MERECIDO LA PENA! MUCHAS GRACIAS 😉

Tagged with →  
Share →

4 Responses to La escalera de inferencia, una herramienta clave en las relaciones personales

  1. Jeromy dice:

    Es cierto lo que dices, juzgamos demasiado rápido a las personas antes de saber ¿que pasó?, hay que escuchar más, y ponerse en la piel del otro, cosa que ahora con tanto correr no se hace, a ver si escuchándote la gente entiende que hay que escuchar más. Muy buen trabajo, sigue así.

  2. muchas gracias por tu comentario, Eduardo! se agradece mucho el reconocimiento positivo para seguir trabajando con ilusión!

  3. Eduardo Vilela Velez dice:

    Magnifica pagina que nos ayuda a vivir mejor, interrelacionarnos y aprender positivamente.

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

 

Please log in to vote

You need to log in to vote. If you already had an account, you may log in here

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

A %d blogueros les gusta esto: