metodo-ecm-habitos-coaching

Muchas veces vamos tan deprisa, que saltamos de una cosa a la siguiente, sin ni siquiera darnos tiempo para terminar lo que habíamos empezado. Tenemos el piloto automático en correr y desconectamos de lo que estamos haciendo en cada momento. El arte de terminar lo que uno comienza es lo que diferencia a las personas llenas de buenas intenciones de las personas de éxito, que además de intención e ilusión, ponen acciones, trabajo y perseverancia hasta el final. El coach y conferenciante Jim Rohn lo describe maravillosamente con su cita “la motivación te pone en marcha, pero son los hábitos los que te mantienen en tu camino”.

Todos queremos mejorar en algo, hacer más ejercicio, escuchar más, mejorar el inglés, dejar de fumar, ser más asertivos…, pero a menudo no pasamos de una primera fase, y abandonamos nuestro nuevo camino personal.

¿Por qué abandonamos? ¿Cómo aprender el arte de terminar lo que empezamos?

Elige, y elige de veras

    A veces queremos algo desde una parte de nosotros, pero hay otra/s parte/s que no quieren lo mismo. Por ejemplo, si una persona se marca como meta perder 10 kilos en 2014, pero al mismo tiempo quiere seguir disfrutando de todos los placeres que le da comer y no se apunta al gimnasio ni hace nada para cambiar su estilo de vida, a lo mejor hay que pararse a escuchar dentro de uno y ver si hay un conflicto interno de intereses, y por tanto, la voluntad de adelgazar 10 kilos no es suficientemente sólida e integradora de la persona, y eso va destinado al fracaso, porque nadie cambia si no quiere, y la voluntad no se puede partir en mitades, necesita integrarse en toda la persona.

Concreta un plan de acción.

    Uno puede tener la meta abstracta de perder unos kilos, pero como no determine cómo lo va a hacer, haga un plan de acción y se asegure de cumplirlo, difícilmente las buenas intenciones se traducirán en cambios reales. Necesitamos concretar lo más posible, y si hace falta dividir primero el objetivo en sub-objetivos por etapas. Por ejemplo, la meta de perder 10 kilos en 2014 puede dividirse en perder 5 kilos para junio, y 2 kilos y medio para marzo. De esta manera, haré un plan de acción para perder 2’5 kilos hasta marzo y asegurarme de cumplirlo, como por ejemplo hacer ejercicio todos los días, quitarme el azúcar del café de la mañana y coger las escaleras en vez del ascensor.

Motívate y re-conecta con tu elección

    No basta con un impulso inicial, sino que a veces necesitamos re-impulsarnos varias veces a lo largo de la carrera, como hacen los ciclistas que se recargan bebiendo agua, etc. Haz paradas ocasionales y examina cómo llevas tu plan, mejorando lo que sea necesario, aprendiendo de los errores y fracasos y aumentando tu confianza.

Nadie puede hacerlo por ti, pues los cambios son de cada uno y comiezan en el interior. Por eso, el primer paso para que alguna de tus acciones cambie en este nuevo año, es que hagas un giro interior: de actitud, de elección, de voluntad. Y sólo entonces serás invencible, y toda tarea que te propongas auténticamente, la terminarás con éxito.

“Los que desisten son más numerosos que los que fracasan” Henry Ford

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DIFUNDE EN LAS REDES SOCIALES SI CREES QUE ESTE ARTÍCULO HA MERECIDO LA PENA!

Share →

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

 

Please log in to vote

You need to log in to vote. If you already had an account, you may log in here

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

A %d blogueros les gusta esto: