herramienta-modelaje

Cuando uno se siente abrumado por un exceso de información, bloqueado por muchas ideas o emociones, o confuso por voluntades contradictorias, es difícil tomar una decisión. Pero tomar decisiones es una de las formas más seguras de ser felices de forma sostenible e íntegra, porque nos ayuda a comprometernos, a ser responsables y a ubicarnos en una identidad, unos valores y un marco de actuación. Para salir del colapso, muchas veces es útil poner en práctica la herramienta del modelaje, que consiste en elegir unos modelos de actuación e imaginar qué dirían o harían ellos en tal situación. Esto ayuda a salir fuera de la caja, cambiar de perspectiva y ver aspectos y matices que desde uno mismo costaba ver.

También es eficaz para establecer prioridades y conectar con valores fundamentales que uno tiene, pues normalmente las personas que uno elige como referentes suelen ser personas que tienen valores fundamentales para quien le admira. Además, en el día a día muchas personas cuya opinión no nos importa en absoluto nos regalan consejos de lo que deberíamos hacer, y si no hacemos el ejercicio de elegir proactivamente aquellas personas (aunque sea de forma mental) que sí queremos que nos aconsejen, sólo recopilaremos los consejos que de forma pasiva recibamos de fuera.

¿Cómo poner en práctica esta herramienta?

  1. Haz una lista de 10 personas que han pasado por tu vida (o que siguen a día de hoy) que admiras especialmente: un profesor que tuviste de niño, tu abuela, tu padre, tu mejor amigo de la infancia, un jefe que tuviste… También puedes incluir una figura pública, o un personaje de ficción que te encante.
  2. Identifica tu problema, duda, preocupación o necesidad actual. Por ejemplo, imaginemos que no sabes si seguir en tu empresa, o te planteas un cambio de ciudad, o no sabes qué carrera estudiar, o estás pensando en abrir una nueva línea de negocio, o no tienes claro el colegio al que deben ir tus hijos… sea cual sea la situación concreta en la que estés, toma consciencia de tu problema actual.
  3. Pregúntate qué haría ante dicho problema cada una de esas personas de tu lista de los Top Ten: qué te aconsejaría, qué le llamaría la atención, qué priorizaría…
  4. Después, toma tu decisión con coraje y confianza, tomando en consideración esos consejos virtuales de tus referentes más importantes.
Share →

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

 

Please log in to vote

You need to log in to vote. If you already had an account, you may log in here

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

A %d blogueros les gusta esto: