xenical tablets for sale uk cost of protonix at walmart where to buy dramamine patches where to buy claritin d online where to buy viagra uk forum

matematicas-filosofia-belleza

 

Qué flaco favor nos hicieron al convertir las matemáticas en algo alejado de la vida, cuando en verdad están muy presentes en la naturaleza, en el arte, en nuestras decisiones y acciones diarias… Ser conscientes de ellas nos hace más libres, más agradecidos y también más capaces de conectar con otras culturas, otras formas de ver el mundo e incluso con realidades complejas que de otra forma serían inabarcables. Hoy hablaremos de las Matemáticas y la importancia que tienen en nuestra vida.


Dice Hommer Simpson que hay tres tipos de personas: las que saben contar y las que no. Más allá del chiste, a veces nosotros caemos en el error de separar el mundo entre ciencia y arte; lógica y emociones; personas de Ciencias y de Letras. En cambio, los griegos clásicos no dividían el mundo de esta manera. Sus hallazgos se encuentran en las primeras páginas de la Historia de la Filosofía, pero también de la Ingeniería, de las Matemáticas, de la Medicina, de la Música…

De la escuela del propio Tales de Mileto, floreció un gran pensador y matemático que todos hemos escuchado en la escuela: Pitágoras. Se le conoce por el famoso teorema, aunque según los expertos no era suyo en sentido estricto. Sin embargo. no por ello dejemos de considerar sus grandes aportaciones a las Matemáticas.

Los griegos, influidos por los egipcios y los babilonios, habían comenzado a desarrollar las Matemáticas. En el caso de los pitagóricos y de Pitágoras en particular, tenían el entusiasmo propio de los estudiosos de una ciencia en pleno progreso. Tenían especial fascinación por el número en el Cosmos, que no solo consideraban desde el punto de vista aritmético, sino incluso místico. ‘Todas las cosas son numerables y muchas las podemos expresar numéricamente’. Les impresionó que los intervalos musicales que hay entre las notas de la lira, puedan expresarse también numéricamente. ‘Lo mismo que la armonía musical depende del número, se puede pensar que la armonía del Universo también depende del número’.

La escuela que fundó Pitágoras tenía algunas particularidades que la hacen especialmente interesante a día de hoy: creían en la reencarnación, evitaban consumir carne, vivían en comunidad, incluían filósofos hombres y mujeres… La práctica del silencio, la influencia de la música y el estudio de las matemáticas se consideraban todas ellas valiosas herramientas para la formación del alma.

Puede que se les fuera un poco de las manos el tema, porque llegaron a ver los números en todas partes, e incluso llegaron a asignar números a conceptos y objetos. Por ejemplo, la justicia la asociaron al número 4, a la salud le asignaron el número 7 y el número 6 respondía al principio vital. El 5 decían que representaba al matrimonio, como suma del número par femenino y el 3 en representación de lo masculino.

No obstante, como señala Copleston en ‘Historia de la Filosofía’, ‘a pesar de estas fantasías, los pitagóricos contribuyeron positivamente a la Historia de las Matemáticas’. Aportaron un conocimiento práctico y geométrico del teorema de Pitágoras, aunque no fuera suyo estrictamente. Además, llegaron a afirmar que la Tierra era esférica, y que no ocupaba el centro del Cosmos. En este sentido, ¡cuán distinta habría sido la Historia si se hubiera escuchado más a estos sabios griegos…!

ODA A LOS NÚMEROS

Pablo Neruda

Qué sed
de saber cuánto!
Qué hambre
de saber
cuántas
estrellas tiene el cielo!

Nos pasamos
la infancia
contando piedras, plantas,
dedos, arenas, dientes,
la juventud contando
pétalos, cabelleras.
Contamos
los colores, los años,
las vidas y los besos,
en el campo
los bueyes, en el mar
las olas. Los navíos
se hicieron cifras que se fecundaban.
Los números parían.
Las ciudades
eran miles, millones,
el trigo centenares
de unidades que adentro
tenían otros números pequeños,
más pequeños que un grano.
El tiempo se hizo número.
La luz fue numerada
y por más que corrió con el sonido
fue su velocidad un 37.
Nos rodearon los números.
Cerrábamos la puerta,
de noche, fatigados,
llegaba un 800,
por debajo,
hasta entrar con nosotros en la cama,
y en el sueño
los 4000 y los 77
picándonos la frente
con sus martillos o sus alicates.
Los 5
agregándose
hasta entrar en el mar o en el delirio,
hasta que el sol saluda con su cero
y nos vamos corriendo
a la oficina,
al taller,
a la fábrica,
a comenzar de nuevo el infinito
número 1 de cada día.
Tuvimos, hombre, tiempo
para que nuestra sed
fuera saciándose,
el ancestral deseo
de enumerar las cosas
y sumarlas,
de reducirlas hasta
hacerlas polvo,
arenales de números.
Fuimos
empapelando el mundo
con números y nombres,
pero
las cosas existían,
se fugaban
del número,
enloquecían en sus cantidades,
se evaporaban
dejando
su olor o su recuerdo
y quedaban los números vacíos.
Por eso,
para ti
quiero las cosas.
Los números
que se vayan a la cárcel,
que se muevan
en columnas cerradas
procreando
hasta darnos la suma
de la totalidad de infinito
. Para ti sólo quiero
que aquellos
números del camino
te defiendan
y que tú los defiendas.
La cifra semanal de tu salario
se desarrolle hasta cubrir tu pecho.
Y del número 2 en que se enlazan
tu cuerpo y el de la mujer amada
salgan los ojos pares de tus hijos
a contar otra vez
las antiguas estrellas
Y las innumerables
espigas
que llenarán la tierra transformada.

Fantástico que uno de los grandes poetas del siglo XX dedicase unos versos a las matemáticas, como esta Oda a los Números que tan maravillosamente nos ha leído en el podcast Rosamelia Núñez, dando voz a Pablo Neruda. Como dice el Físico y escultor Theo Jansen “Las barreras entre el arte y la ingeniería existen solo en nuestra mente”. Deberíamos integrarlas más, sobre todo para valorar un poco a nuestros antepasados e incluso a los actuales matemáticos, ingenieros, informáticos y científicos que a día de hoy son quienes nos proporcionan tantos beneficios prácticos para la salud, la comodidad, las comunicaciones… Tenemos mucho que agradecerles, y qué diferente sería todo si trabajáramos más en conjunto, aprendiendo los unos de los otros, las distintas ramas del saber.

Os dejo con un fantástico vídeo de Carl Sagan que ayuda a reflexionar sobre lo pequeños que somos en el tiempo y el espacio del Cosmos… ¡Una excelente forma de coger perspectiva, levantar la mirada y aumentar la humildad, la curiosidad y el espíritu crítico!

https://

Share →

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

 

Please log in to vote

You need to log in to vote. If you already had an account, you may log in here

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

 

Please log in to vote

You need to log in to vote. If you already had an account, you may log in here

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

A %d blogueros les gusta esto:
 

Please log in to vote

You need to log in to vote. If you already had an account, you may log in here

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: